Historia
  Manifiestos
  Simbolismos
  En Chile
  Maestros
  La Ley Divina
  La Ley Divina y el hombre
  La Gran Obra
  Transmutación
  Iluminación de Alma
  Ciencia del Alma
  Sacerdocio de Aeth
  Los Magos
  Sendero Interior
  Principios
  Oraciones
  Servicios
  Alquimia
  Salud
 
 
 
La Orden Rosacruz es una escuela estrictamente secreta y espiritual, dedicada a las enseñanzas de verdades religiosas, filosóficas y científicas. Su GRAN OBRA consiste en la espiritualización o Inmortalización del Alma Humana, procurando dar al individuo la consciencia de lo que es el hombre real, y tratando de establecer definitivamente la Fraternidad sobre la tierra. La Orden esta libre de todo Dogma. Miembros de cualquier religión pueden llegar a ser y son Aspirantes de esta escuela. Es apolítica, aún cuando postula ardientemente que los hombres deben ser ciudadanos leales al país al que pertenecen. No es sectaria, y mantiene el derecho del hombre de pertenecer a la iglesia que quiera escoger. Es fundamentalmente religiosa, porque enseña la inmortalidad del Alma y la Paternidad de Dios. Es científica, por cuanto enseña las leyes que dan salud al cuerpo y fortalecen a la mente, y trabaja constantemente por el bienestar de todos los hombres.

La Fraternidad Rosacruz no promete ninguna clase de poderes divinos o sobrenaturales a sus neófitos. Simplemente asegura con firmeza que sus miembros internos están familiarizados desde hace siglos con las fuerzas psíquicas y Leyes Ocultas de la Naturaleza y son expertos en su manejo; que los miembros de la Fraternidad han descubierto en la Naturaleza ciertas fuerzas mas sutiles que la electricidad, que, bajo ciertas condiciones, pueden ser controladas y dirigidas por una Mente apropiadamente entrenada, por una Voluntad y una Imaginación activas, llevando a cabo con ellas muchas cosas en beneficio y exaltación de la Humanidad, mientras al mismo tiempo se forma u obtiene un poder en el Alma, muy superior a lo que el hombre de mente terrena puede comprender.


Cristificación - R. Clymer
La Hermandad de la Rosa Cruz – G. Lippard